¡Buenas a todos! Quería contaros una de nuestras hazañas entre unos amigos que acabó de una manera un tanto, digamos, peculiar. Todo empezó porque nos empezamos a picar por quién de todos era el que mejor jugaba y quién era capaz de hacer los mejores monumentos o construcciones y todo esto en un tiempo de un mes. Sé que es bastante tiempo lo que dimos, porque queríamos trabajar con tranquilidad, pues el ganador de todo disfrutaba de esto para él solito. La verdad que nos pusimos todos manos a la obra para conseguirlo, y después de un mes al final el ganador fue uno de mis amigos que había construido toda una ciudad con sus rascacielos. Una proeza para luego pasárselo en grande.